04
Sep
07

Las hadas de Cottingley

Hadas

Cuesta creer que una persona madura y brillante como Arthur Conan Doyle, autor de personajes tan importantes para la literatura como Sherlock Holmes o el profesor Challenger, pueda caer tan fácilmente en los engaños de unas chiquillas. Es posible que las creencias de Doyle, defensor del espiritismo y lo paranormal, influyeran tanto en él que nublasen su juicio, al igual que el de tantas y tantas personas contemporáneas que creyeron en la veracidad de las hadas de Cottingley.

Corría 1918 y la Gran Guerra tocaba a su fin. Frances Griffith, una niña francesa de 11 años, envía a su amiga Johanna una carta que incluye una fotografía donde se observa a la muchacha al pie de un arroyo en Cottingley (Bradford, Yorkshire), junto a unas hadas. La joven explicaba con naturalidad como las hadas se habían hecho amigas de su prima Elsie y de ella. ¿Qué había ocurrido?

En Julio, el padre de Frances, Arthur Wright, prestó una cámara fotográfica a las dos niñas para que hiciesen unas cuantas fotos junto al arroyo. Cuando el señor Arthur se dispuso a revelar las placas esa misma noche, observó unas extrañas manchas blancas en el clisé. Aunque Frances aseguró que eran hadas, su padre pensó que serían pájaros o papeles arrastrados por el viento. Sin embargo, nuevas fotos de duendes llegaron en Agosto, y Arthur prohibió a las niñas usar la cámara. Arthur y su esposa, Polly, buscaron sin éxito pruebas de la falsificación de las muchachas.

El verano siguiente Polly, quien estaba interesada en el ocultismo, acudió a una reunión de la Sociedad de Teosofía de Bradford. Fue entonces cuando las copias de las fotografías con las hadas empezaron a circular. Llegaron a manos de Edward Gardner un miembro prominente de la Sociedad, quien distribuyó las fotografías a la prensa.

Arthur Conan Doyle -también miembro de la Sociedad- preparaba un artículo sobre hadas para el Strand Magazine, cuando oyó hablar de las fotografías de Cottingley por primera vez. Doyle se implicó de inmediato en el asunto. A pesar de las opiniones a favor de que todo estaba amañado (provenientes de Kodak y de muchos otros fotógrafos profesionales), Arthur tomó por bandera el misterio de las hadas -apoyado por Gardener y alentado por Houdini-, llegando a realizar un viaje a Australia para llevar allí la reveladora noticia.

En 1920 prestó a Elsie y Frances una cámara para que tomasen nuevas fotografías. Conan Doyle pretendía hacer callar la multitud de voces que se habían levantado en su contra, e ilustrar su artículo para el Strand Magazine con nuevas instantáneas de las hadas.

Cuando, en noviembre, apareció dicho artículo con más fotografías, el número del Strand se agotó en cuestión de horas. Las voces clamaron y la opinión se dividió entre aquellos que creían en la veracidad de las imágenes, aquellos que alababan la calidad de las falsificaciones, y aquellos inflamados por la ira. Se llegó a acusar a Doyle de “pervertir el espíritu de los niños con semejantes disparates”. La figura de las hadas era plana, demasiado brillante, y las criaturas lucían un moderno peinado parisino nada acorde a lo que se conocía acerca de estos seres feéricos. Sin embargo, Doyle y Gardener seguían en sus trece.

Al año siguiente Gardener prestó a las niñas dos nuevas cámaras con placas marcadas que impedían cualquier manipulación o falsificación. Elsie y Frances recibieron un auténtico cursillo de fotografía. Gardener regresó a Londres, y en Cottingley llovió durante 15 días. En Agosto se retomó la “caza de las hadas”. Decenas de personas comenzaron a ver hadas, y viajaron a Cottingley clarividentes y espiritistas que afirmaban haber contactado con ellas. Incluso se elaboró un Diccionario Taxidérmico que catalogaba las distintas variedades de hadas del Reino Unido.

Muchos años después, en 1982, unas ancianas Elise y Frances confesaron que todo había sido amañado. Lo que comenzó como una broma con dibujos recortados (extraídos de un libro de cuentos de Claude Shepperson), tuvieron que llevarlo adelante al observar que los adultos lo tomaban en serio. Frances Griffith insistió toda su vida que, aunque las fotografías eran falsas (¡todas menos una!), ella sí vio las hadas.

Anuncios

9 Responses to “Las hadas de Cottingley”


  1. 1 arak
    septiembre 6, 2007 en 10:55 am

    Creo que existe una película sobre este tema, pero no recuerdo el título porque no la he visto.

    Aunque Doyle fuera aficionado al espiritismo, creo que en esta ocasión triunfó su espíritu comercial. Todo lo que escribió sobre las “hadas” se vendió como churros, aumentando su fortuna y su prestigio. En mi opinión, ni él creía en las hadas, sólo las explotó.

  2. septiembre 10, 2007 en 8:17 am

    Posiblemente tengas toda la razón, pero eso le quitaría buena parte del encanto a la historia jejeje…

  3. febrero 5, 2008 en 3:22 pm

    Ya habia leido de ellas en un libro de “magos”,estubo muyt bueno,gran idea la de esas dos! ganaron una gran fama (no se si fortuna);pero era bastane obio q eran falsas….

  4. 4 Veru
    mayo 15, 2010 en 5:03 pm

    Pues yo creo que sí que las vió. ¿Por qué no creer? Quizás los años nos han ido desgastando y nuestro sentido de la fantasía y lo irreal, desaparecido.

  5. julio 3, 2010 en 2:39 pm

    hadas fastantiscas fotos que hay . La la la o ra ra ra .————— .. , besos chauu ¡ . nati devuelta vino a desir halgo .

  6. julio 10, 2010 en 11:41 am

    muy brillante el cuento tan lindo que es que lo bolvi a leer ademas de lo de la fantasia y todo eso menos lo dela fantasia … .¡ Besos y saludos ! muchas gracias por leer .

  7. julio 10, 2010 en 11:50 am

    tengo 17 años perdon por la tardansa es que tebe que aser unas cosas . saludos . me tengo que ir a un lugar asi que von a tardar mas. mchas gracias por leer .

  8. julio 10, 2010 en 12:19 pm

    hola a todos son liliana vengo de estados unidos a se 2 años . me encantan los cuentos de hadas . tengo 14 años . son muy lindas las hadas . son muy amables en leer la carta gracias .


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Tasa de mortalidad

  • 45,750 incautos han entrado

A %d blogueros les gusta esto: